vértigo de madera
 
 
 
 
 
 

 


Uno -

Es tu voz entrecortada
triste hoy
en oleadas grises de mar
fuerte violento
dulce frágil que viene
a morir a mis pies

junto a mí en esta
noche grita sí
grita palabras de aliento
que suenan vacías
inermes.

Volátil expresión de agua
de mar perecedera.

El cielo es negro
detrás también
de la bruma salada
que cubre mi cuerpo
desnudo mi yo
que tiembla sin ti.

Lejos.

No eres feliz. No
a la manera común cotidiana porque
tú eres distinta y no
encuentro palabras
no que justifiquen
la adicción
la admiración el
lapso (in)quieto y
los suspirosÖ

                         No.
No
he de justificarme no
contigo porque tú
eres distinta. Brotas
del mar y a él vuelves. Miras

sonríes divertida
experienciada mi
mirar utópico mi
cantar de niño
inhábil y mediocre
y monótono tal vez
pero sí tuyo. Eternamente.

Porque he vivido tanto
ya sin conocerte
aún sólo tu voz tanto
contigo. Llegabas
rauda en mis noches
para confortar
mi miedo.

                 Portabas
el mar en los labios
la sal en tus ojos
el viento en tu pelo eras
el fantasma cálido
que honraba la pobreza
necia de este niño loco.

Llora. Llora
por mí en esta noche
en que parto
para no volver
nunca.

           Déjame
extender el borde
de mi manto
sobre ti porque es la noche
propicia más
que la mañana y si hay
mañana no estaré
no estará el mar
y habrá tan sólo
desierto.

               Déjame
beber tus lágrimas
de arena y sal
como preludio
de mi ausencia

                         y ahora
vive. Vela por mí. Quizá
regrese y te encentre
dormida y no pueda
despertarte.

                    Tu sueño
sería mi muerte más
que el no saber de ti
que el no encontrarte.
 
 
 
 
 

Dos -

Cuando el corazón lata cansado
y el rumor de la amargura impregne
tu boca como ahora nunca olvides

que es tu vida el fin el que acompaña
y trae vida para otros que a su vez
se irán también del mismo modo.

                                                      Tendrás vértigo
sin duda desde tu balaustrada de madera
alzada desafiante sobre la roca desnuda.

Sentirás frío ante el ardor del mundo.
Después silencio. Ni un murmullo. Ni un lamento
porque a nadie importas y si lo hiciste
ellos no están contigo.

                                     Solo a Solo.
Pensarás alguna vez en ese instante
en los momentos de gloria que pudiste gustar
y no has querido por miedo quizá pero ahora es tarde.

Y un graznido mortal te devolverá seguramente
la consciencia para ver que pronto todo acaba.

Sin voz susurrarás dónde estás Padre.

DespuésÖ silencio.
 
 
 
 

Tres - (traducción al alemán de -Dos-)

Wenn dein Herz schon müde pocht
und das Brausen der Bitterkeit den Mund
wie jetzt durchtränkt, vergiss denn nie,

es sei dein Leben der Zweck, der Begleiter,
der Leben bringt für andre, die ihrerseits
in gleicher Weise fortgehn werden.

                 Schwindel wirst du fühlen
zweifellos aus deiner hölzernen Balustrade,
emporgehoben herausfordernd über dem nackten Gesteine.

Frieren wirst du vor der Glut der Welt.
Danach die Stille. Kein Gemurmel. Kein Wehklagen,
denn du bist niemand, und wenn du noch jemand wärst
wär niemand (niemand!) da.

                Allein vor dem Alleinigen.
In solchem Augenblick wirst du ständig denken
an die Momente des Ruhmes, die gekostet du hättest haben können
aber nicht wollen -aus Angst vielleicht. Auf jeden Fall ist es schon spät.

Ein tödliches Krächzen wird dir wahrscheinlich
das Bewusstsein zurückgeben, damit du siehst, es sei zu Ende.

Stimmlos säuselst du wo bist du Vater.

Danach... Stille.
 
 
 
 
 
 

Cuatro -

Cuando la vida el mundo todo
se mueve rápido tanto
que tú que te creías
ser veloz te ves
inmóvil

impotente

es ése el tiempo
señalado el de los
cosechadores de sonrisas
que murieron
en su empeño estéril

sin fruto alguno
porque el mundo es mundo
mientras no se demuestre
lo contrario y no

no puedes cambiar
nada no lo intentes
no te frustres
pues frustrados tenemos
ya bastantes

                    vive ajena
al murmullo qué importan
los otros qué importa
la vida qué.

Celebremos la memoria
de los necios que ingenuos
soñaron ñpobrecillos
una vez un mundo
habitable y se toparon
con el hombre a su desgracia.

Juguemos otra vez
a que hay princesas y castillos
a que hay dios
a que esta vida
de mierda no puede

ser vivida y pongamos
la esperanza en cielos nuevos.
Ciera los ojos. Sé feliz.

Yo quiero vivir mi infeliz vida.
 
 
 
 
 

Cinco -

ShhhÖ tranquila. No es más
que un caso de senilidad
paranoide según dicenÖ

                                         pero es cierto.
Es simple. Lo es tanto como
el desnudarme cada noche
y acercarme hacerme uno
con el mundo con la brisa
que inerte vuela triste y vuela sola.

Pero no. Yo no estoy loco.
Aún no he saltado y quizá
sea eso lo que no comprenden
que aún no pueda porque
es pronto para abandonar
el nido

            y volar libre
seguir a las estrellas
del alba fugaces que imploran
clemencia en silencio y compasión
cuando descienden y flotan
suaves hasta mi alféizar de piedra.

Que esperen ellas. Volaré lo haré
sin duda a donde pueda mostrar
sin pudor hipócrita mis manos
manchadas de sangre. De tu sangre.
 
 
 
 
 

Seis -

Fría es la brisa de la tarde
en el lugar del olvido.

El día muere una vez más
en silencio y tiñe
de gris el mundo.

La lluvia misma está
cansada de caer
furiosa y monótona
como la vida ausente.

Ösi hubiera hombres aquí
quizá tendrían nostalgia.

Pero no hay nadie.

Si me amas vuelve.

Si salvas aún
ven a salvarme.
 
 
 
 
 
 

Siete-

Por favor mira. Mírame.
Vuélveme tu rostro.
Vuélvete a mí
y escucha.

                  Escúchame
sí porque no puedo no
hoy ya no puedo estoy
cansado. Y estoy solo.

Soy un extraño. Extraño
a mí extraño
(a) todo en la tierra
del olvido y soy carroña
para las tinieblas
que sonríen y se extienden
junto a mí.

                  Pero estoy solo.

Si no tengo conciencia dime
de una puta vez por qué
quiero llorar.

Si la tengo realmente di también
por qué no puedo.

Ardor crepuscular que me acompañas.
Hedor reminiscente. Meridiano.
 
 
 
 
 

Ocho-

y todo es culpa de mis manos
no han visto de cerca mis manos aún?
 
                  S. Rodríguez

Compréndelo. Es el miedo
joder es siempre el mismo
frío y dulce miedo
demasiado que acompaña
y brota en la impotencia.

Es ver el mundo
derrumbarse es ver
tu mundo que
se pierde y no hacer
nada

         maldecir
tu puta suerte una vez más
buscando el (des)consuelo
en letras muertas.

Huír al jardín abalanzarse
sobre el suelo
y comer tierra.

Aceptar la alergia al polvo
susurrando falsedades con aire
convencido dormir dos o tres horas
y afrontar un día más entre los que
como tú fingen ser hombres.
 
 
 
 

Nueve-

Aparentemente fuera
de servicio indagan
mis ojos ávidos
de instrucción
de aprendizaje.

Rugirá probablemente
el fuego la artillería lejos
hoy aquí ahora es
susurro para mí
murmullo taquicardia
ajena y es por eso

que sonrío divertido
irónico hipócrita si quieres
perdido una vez más
en mi eterno danzar
de máscara sin nadie
a dios gracias que me vea

ni yo mismo realmente
a mi pesarÖ es peligroso
jugar rezaba la advertencia
pero soy rebelde siempre
lo he sido y no me he parado
nunca a pensar las consecuencias
de mis actos no completos.

Lamenté por un momento
ser yo mismo o no ser yo
saber quién soy ser un cobarde
que el cielo se rompiera
tan sólo parcialmente.

El miedo fue real o cuando menos
somático ñy dolía
hasta que recordé
gracias al cielo
que el amor no existe.

Porque casi llegué a creer
en su existencia.
 
 
 
 
 
 

Diez -

ìÖund er wußte,
dass er nie wieder fliegen würdeî

                  Michael Ende

Aún en mi sorpresa
marchitaron mis alas

y te alejaste triste
llena de llanto
y amarga

y me volví sauce en silencio
desnudo rígido húmedo
entre la niebla densa
de la noche temprana

para no volar nunca.

 

 

.
.
.
.
Colonia, tierra de destierro, a Miércoles, 7 de Febrero de 2001

Saludos, Miguel, y demás poetas.

Ante todo, agradecerte el mail que me enviaste. Me alegró ver que no he 
caído en el ovido (todo lo más, me he visto reducido a una simple copia de 
carbono... pero dicen que no se consuela el que no quiere). Por casualidad, 
si es que ella existe -permítanme hoy el dudarlo todavía-, accedí hoy a mi 
cuenta de correo y aun con retraso, te leí.

Decirte que sigo trabajando en la construcción de mi página -que no podré 
subir hasta el verano, y no más pronto- en mis ratos libres, que son pocos. 
Que sigo vomitando mediocre poesía -cada uno vomita como lo que es, que 
decía el otro-, pero... quién sabe? a lo mejor hasta le siguen pareciendo a 
misia buenos mis finales... te envío unos cuantos poemas, para que valores, 
critiques y expongas si así lo deseas... (ver anexo)

Por mi parte, y mientras puedo, aunque sea entre cadenas, sigo viajando. 
Ampliando horizonetes. Convencido de que el mundo es realmente más grande (o 
más pequeño) de lo que parece, de lo que quieren hacerlo parecer otras 
personas. Próximos destinos, Amsterdam, en unos días, después París... y en 
unos meses, América. Probablemente, Brasil, Colombia o El Salvador. Allí me 
pasaré cuatro semanas, llenándome de mundo. Levantando con mis manos tenues 
lo que otros no sueñan ni pueden.

Y claro, a veces estudio. El alemán no es ya un problema, como lo fue antes. 
A partir de Abril, si el oculto morador de templos lo permite, comenzaré a 
filosofar en la lengua de Kant y a revivir dentro de mí siglos de historia 
en lenguas muertas... pero calma. Los meses son largos aquí, y el mundo se 
detiene aún más implacable cuando nieva.

Y hay días en los que el desierto se hace no sobrellevable. En tales días 
(providencia, quizá?), tras levantar los ojos a los montes, suplicando 
auxilio, se reciben buenas nuevas desde el sur.

Y se agradecen.

Un fuerte abrazo a todos los que como yo no se conforman con lo normal, 
formal, y por tanto, mediocre.
 

En principio, los poemas no forman una unidad... tú lee, valora, critica, y 
expone si así lo deseas... Ya te mandaré más poemas si quieres, si tengo 
tiempo de escribir... y tiempo de enviarlos.

Cuídate. Seguimos en contacto.
 

Correo de Greydusk.

 

Greydusk. Abril 2001
 
 

a index

 
 
 

#poesiasalvaje.com
® todos los textos propiedad y registrados por sus autores