no encajo en el molde del zapato
 

- - - - - - - - 
 


 

 

 
SEGUNDO POEMA DE MARA THERESE

 

Le duelen a todos los rincones de mi casa
el vacio que tú dejas
La ausencia de tu pelo sedoso de recién nacida
 
Los cristales lloran al no tener el tacto de tus ojos brumosos como el mar
 
  
Huyes de mi lengua como pájaros que emigran
Desapareces de toda aquella rutina desequilibrada
que traías a mi casa enredada entre las flores silvestres que cortabas
y tendías en la mesa y en la cama que todavía huele a tí.
 
 
No sufro como ayer los alambres de púa que dejabas en mi almohada
pero provocas nostalgias infinitas
cuando cruzo con tus pasos y sonrisas el recuerdo
 
 
Mariposa errática ¿ Que corriente de aire loca
te alejó del jardín que cuidaba para tí ?
 
 
Dulce de luna es la sangre corrediza que te lleva
cuerpo extraño e inconstante
 
Insensible de mí vagas por ahí
malos espíritus te guian y seducen
por desquiciados callejones de heroína
y ya no puedo seguir esperando por tí en las esquinas
 

Te devuelvo los besos que me diste 
Boca de sueño 
Opio especialísimo
 
Y borren el tiempo y otros olores tu nombre de mi lengua..
 
 
 

 
 
 

 De Apuntes de Viaje
 
 
I ( Uno de Espantos )
 
 
 
 
 
Tengo un visitante
no lo veo
su olor es de siglos.
 
Corro la cama
me recuesto
y está encima de mis labios.
 
Yo no me apropio de nada
y mi nada enriquece su soledad.
 
Tengo un visitante
ahora que el ruido cesa
y la noche al fin acude a nuestra mesa.
 
Espanto los necios
digo, espantamos los idiotas
y quedamos aquí
Siglos de camaradería bajo las estrellas.
 
 
Leamington SPA, UK
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
Fugaz Reminiscencia
 
 

Esta bruma sajariana que me arropa
hálito de sueño
    brisa tórrida
    reminiscencias de tu cuerpo
escuálido pero blando
muchacha de maiz
    entrepiernas de rosa
y labios que dibujaban maliciosos
mi torva imagen errabunda
Ásperos caminos reverdecen
(mientras oigo el óxido que nunca duerme)
ya denuevo
debajo
    más allá del brunoso mediodía
ombligo de dátil
y tetas como higos
manantial donde bebo insatisfecho
    fontana aún de los recuerdos
   que me calma y me sosiega
en esta hora frente al sopor del computador innoble
justo ahora que me atrevo a recobrar por un instante tiempos idos.
 
 
 

 
 
 

Uno va arrastrándose entre espinas...)

 
No volvimos a llorar
No cantamos a los pueblos
 
Los bosques que quedaron
Ya no nos duelen
 
Gentes y ciudades que adoramos
No nos despistan
 
El triste aburrimiento de los hombres
Nos frenó en la cara
 
El canto de los niños
Nos hería
La escondida sonrisa de las niñas
Nos mataba
 
Nunca el mundo cambiaría
La muerte se adueñó de las palabras
 
No   no fue la mañana
              No tu piel
                     No tu boca
                              Ni tu ombligo
 
No tus ojos
              No tu dolor
                      Apenas tus piernas
Que luchaban con sus muertos
 
No   no era yo
El hombre que cantaba
No los labios
Lamiendo tus entrañas
 
No fue la mañana
              Inexistente
El olor que salía
                De tu axila
                       No era
 
No   no era
             Mi brazo por tus pechos
 
Nos quedamos otra vez
                                  Sin corazón.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

   El Terror De La Palabra     (TRIPTICO)
 

        I
 
El terror de la palabra
el abismo
          vértigo del sonido
desterrando el silencio o la nada
las palabras
que no quieren ser dichas
hartas del texto ambiguo
distorsión de la ciudad
caricatura del cadáver
del cáncer triunfante y exquisito
del odio común y necesario viajando por las venas
burla patética de la mueca
risa del largo y sordo grito de calaveras innumerables
como las arenas o la sal de la tierra.
 
La caída
       el escape hacia la piedra
precipitación en la inacción entumecida
la impotencia de los alcoholes
¡Clausurar todas las ventanas!
¡Tapiar las puertas!
de la casa ahora casi desierta.
 
 
 
 
 
          II
 
 
Las palabras silenciadas
mientras los cuerpos se deslizan
por lascivias espléndidas rudas e involuntarias
espiar esa pústula gloriosa que nace
y con el paso del ruido en los minuteros del sueño
crece maloliente precisamente en el alma
laberinto donde ayer las emociones 
se convertían en gramática
úlcera viva que la carne no exhibe
humillación de los chancros
más soberbia que las llagas abiertas por la peste
más sublime que el crimen
las palabras no dichas
promover la maledicencia     el rencor
alimentar al miedo
ser verdaderamente el lobo
sin discrimen de todos
y hacerse uno mismo tres tontos.
 
 

 
          III
 
 
El horror de la palabra
venganza del silencio sinuoso
detrás del cielo en las noches sin luna
al acecho desde la otra orilla del río
castración del aliento creciente
            aturdido
que espera anhelante entre las piernas
y hundirse feliz en la almohada mugrienta
aspirar de cuando en vez el polvo
revuelto por los ventiladores del cuarto
lleno de caca seca y telarañas
como si fuese el polen de diez primaveras
la vergüenza de la propia vida
vista en la miradas de los ojos más recónditos
la indolencia y la naúsea de todos los siglos
la traición     la mentira     la miseria
muda oscuridad donde se agitan los pueblos.
 
.
 
 
 
 
 
 
 

 
Desasosiego Intermitente ( a nodo de collage)
 

 
 
Oscuridad de pájaros sin fondo
Bendito sea el diablo   el labio silencioso
en este ruidoso amanecer
sólo el crimen es sincero
y duerme con la ventana abierta
 

La marimorena que se armó y tú sin querer besarme
alucinación en la mesa   donde te obligo a soñar
le vierge   le vivace et le bel aujourd'hui
Ainsi vais-je librement admirer et songer
 

Me atrevía a sentarme en la cama
la mano sobre las sábanas
 

Un canario en su jaula colgada del techo
gorgea estrepitósamente
 

La soledad conjunta a pocos deja fuera
y cae en los rostros
 

Eros desea a la amada
el uso continuo de esta prenda
aún así el treinta de febrero
de tarde humea todo orgullo
 
 
 
El afecto  humilde y vulgar
El puede avanzar porque va en el sueño
todo lo ignora de los suyos
 

Savia   arduo sol
madrugada   en la calle triste
con su angustia de arrabales quejumbrosos
zigzaguea:
Todo me arrebata y esto es lo terrible
 
 
 
Qué sé yo
lo que hay detrás de una caricia oscura
 

Lo sordo murmullea
pequeña prisión de eternidades
río interior cayendo hacia el abismo
"alma   que a todo un dios prisión has sido"
aquí el hombre defiende su estatura
 
mientras la noche cuida la ciudad
 
 
 
Los árboles crean el silencio
como las gaviotas pintan olas
todo es así   todo es vivir finado
en medio del odio establecido
no puedo ni llamarte ni llorarte
más allá del alero de la puerta
 

Seguiremos arañando las paredes
pegando nuestras lenguas
 
 
 
Una margarita se mece en el recuerdo
y no encajo en el molde del zapato
 
 
 
El amor que los humanos parecían tenerse
objeto cruel de las máquinas fotográficas
me desgarraba entonces.
 
 
 
 
 

> Edgar E. Ramirez Mella
 
Aguada, Puerto Rico

PAZ PARA VIEQUES
GIVE PEACE A CHANCE


 
 

de Edgar Ramírez

a 30 de Abril 02
 
 
 
 
 
 
 

 
a index

 
 
 
 

#poesiasalvaje.com
® todos los textos propiedad y registrados por sus autores