bienvenidos
 

- - - - - - - - 
 
 

 

 
Bienvenidos...

Bienvenidos al Banquete de Unos Pocos...
No se agolpen, no se empujen.
Entren lentamente,
tan despacio que incomode.
Saboreen cada oscuro paso.
Apoyen sus culos donde quieran.
Apoyen su cerebro en la balanza.
Vamos...
una palmada en el hombro,
y adelante... 
Arremetan, destruyan, lastimen.
Tomen lo que puedan, mientras puedan.
Lo  que quieran, les pertenece.
Gocen con el dolor ajeno, que para eso está.
Disfruten la miseria que no los rozará.
Disfruten uds. poquísimos y miserables, 
colaboracionistas, lunáticos, cornudos, 
corruptos, tramposos, abusadores, 
represores, verdugos, traidores, 
asesinos, torturadores,
lamebotas, lameculos,
mal paridos, mal cogidos.
Ustedes, los de siempre...
Sigan la marcha...!!!
Que millones pagan caro
esta mierda de banquete...!!!!!      
 

El último segundo... 
(a Darío y Maxi, jóvenes piqueteros fusilados por la policía argentina, 
el 26 de junio del 2002)

Salió porque debía estar con los suyos.
Gritó porque no podía contener la rabia.
Peleó porque el hambre empuja y empuja.

Y en el último segundo,
el suyo,
como en un sueño,
pasó  por su cabeza aquella canción de la infancia:
... piden pan... no les dan...
... se va’cabaaaar... se va’cabaaarr...
... piden pan... no les dan...
... se va’cabaaaar... no les dan...

Claro, si era casi un niño.

Salió porque se lo ordenaron.
Atropelló porque asi está programado.
Disparó porque es un asesino.

Y en el último segundo
el del joven, 
no el suyo,
se sintió héroe.

Claro, si es un hijo de puta.

Dio la orden porque tiene el poder.
Tiene el poder porque lo usurpó.
Lo usurpó porque es un ladrón.

Y en el último segundo,
no el del joven, 
el suyo, 
mientras levante su adiposo culo del sillón,
no recordará al joven asesinado, 
ni al hijo de puta a quien dio la orden de matar,
ni a los hombres y mujeres que reclaman lo que es justo.

Nada de eso recordará.

Pondrá cara de víctima
saldrá con la cabeza gacha,
huirá como una rata más.

Claro, no irá preso.
 
 
 
 
 

Sinjugación... 

Yo reprimo
Tú reprimes
Él reprime
Nosotros reprimimos
Vosotros reprimís
Ellos reprimen
Todos perdemos.
 
 
 
 
 

Corazón... 

Pon tus manos en mi corazón...
ahora
recórrelo...
apriétalo...
Luego,
lame suavemente
el ventrículo izquierdo,
el derecho,
 puedes morderlo,
masticarlo,
tragártelo,
luego vomitarlo
(nunca me gustaron las derechas)
Si decides volver al izquierdo,
recuerda que es muy sensible,
hazlo suave pero firme,
rítmicamente constante,
simétricamente generoso,
y si no te es suficiente,
puedes hundirte en mis entrañas,
y escribir allí:
'no eres mía'
pero en mayúsculas,
a ver si puedes recordarlo así.
 
 
 
 
 

Monólogamente... 

Una: 
    - muero,
      muerta 
      demuerte
      mortal,
      muero
      muriéndome
      mortalmente,
      muerta,
      muertamente,
      muero...

     (mentemuerta...)

Mentedeuna:
    - mientesmuerta
      nomueres.

Una:
    - símuero
      mentemortal,
      muero
      mortalmente,
      muero
      muerta 
      demuerte
      mortal,
      dedeseo,
      tedeseo
      desesperadamente.

Mentedeuna:    
    - medeseas?

Una:
    - no, a él.
 
 
 
 
 

Está claro...

No quiero 
llantos desesperados,
ni falsas espectativas,
ni jamón cocido,
ni mentiras de colores,
ni silencios impuestos,
ni pagar los impuestos,
ni vestirme de blanco,
ni ser como se debe,
ni deber como sea,
ni que me empujen,
ni que me apuren,
ni madrugar,
ni acostarme temprano,
ni escuchar ópera,
ni saludar al vecino,
ni pagar más de la cuenta,
ni viajar en avión,
ni besar a tu madre,
ni soñar con la mía,
ni dormirme en el cine,
ni leer la biblia,
ni votar obligatoriamente,
ni reír obligatoriamente,
ni hacer nada obligatoriamente,
ni entrar a un hospital,
ni salir de aquí,
ni beber para olvidar,
ni olvidar lo que perdí,
ni perder lo que no tengo,
ni caer sin estar ebria,
ni pisar mierda,
ni escribir una novela,
ni velar a nadie,
ni perder la vista,
ni perderte de vista,
ni perderme de noche
no quiero no querer
por suerte
a vos te quiero
eso está claro.
 
 
 
 
 

Intuición... 

aniquilándome
desgarrándome
anidando tristezas
anudando miedos.
Amanecer
te intuyo doloroso.
 
 
 
 
 

Incontinencia... 

Por qué será que algunas veces, 
hoy por ejemplo, 
la poesía, 
la palabra poesía,
la poesía contenedora,
la poesía continente,
la poesía constipada,
la poesía consecuente,
la poesía cadenciosa,
la poesía comprometida,
la poesía clarividente,
la poesía concreta,
la poesía, 
en general,
me revuelve el estómago?

Por qué será que algunas veces, 
hoy por ejemplo, 
lo poético 
y lo patético 
se me hace uno?

Por qué será que algunas veces, 
hoy por ejemplo, 
poeta, 
presuntuoso,
presumido,
pedante,
son tan sinónimamente perfectos?

Por qué será que algunas veces, 
hoy por ejemplo, 
metáfora 
y mierdáfora 
parecen salidas del mismo basural?

Por qué será que algunas veces, 
hoy por ejemplo, 
no puedo cerrar esta puta boca,
ni contener estas diarreicas palabras?
 
 
 
 
 

Lluvia de estrellas... 

Y llovieron las estrellas, 
doradas, infinitas... 
Y fui nada...
Y llovieron los deseos, 
fugaces, inmediatos... 
Y fui todo...
Y llovieron los recuerdos, 
pequeños, implacables... 
Y fui historia...
Y llovieron los silencios, 
desgarrados, despiadados... 
Y fui lágrima...
Y fui historia...
Y fui todo...
Y fui nada...
 
 
 
 
 

De tenidos...

Por suerte te tengo a vos
te tengo a vos 
me sostienes
me tienes 
sin tenerme
me tienes
y te tengo 
esa es mi suerte
tenerte.
De tenerte
así como te tengo
acumulo ganas
de tenerte.
Detenerme en tu mirada
tengo ganas
detenerme allí
en vos teniéndome.
 
 
 
 
 

Entre pieles... 

Me estremezco y te estremeces
y me tienes en cuclillas
y te miro desde abajo
y tus manos me acarician.
Y me bebes y te bebo,
perdiéndome entre gemidos,
entre jadeos fugaces
y entre tu piel mi delirio.
Y se enriedan nuestras venas
transformándose en deseo
y penetras bien adentro
y me matas en silencio.
Y el sudor se hace lujuria,
y tu piel llena de furia
entre la mía se pierde.
Y tu mirada me envuelve
y mi sonrisa te abraza
y sonríes y sonrío
mientras tu dedo constante
dibuja sobre mi sexo
tu camino sin regreso.
Y entre humedades infieles
y susurros clandestinos
nos perdemos entre pieles.
Nos perdemos, amor...
entre pieles...
nos perdemos...
entre pieles...
amor...
entre pieles...
nos perdemos...
amor...
entre pieles...
amor... 
nos...
perdemos...
amor...
nos...
 
 
 
 
 

LLuvia... 

Quiero lloverte...
yo verte...
yo viéndote...
lloviéndote...
 
 
 
 
 
 

> a ver k é te parecen... van estos ke si te gustan, bueno... ya sabes... besos y más...

 
 

de Janis Hagen

a 13 de Agosto 02
 
 
 
 
 
 
 

 
a index

 
 
 
 

#poesiasalvaje.com
® todos los textos propiedad y registrados por sus autores